• info@ictja.csic.es
  • +34 93 409 54 10

La Oscilación del Atlántico Norte, (NAO por sus siglas en inglés) es uno de los patrones climáticos que rige la variabilidad climática en la mayoría del continente europeo y explica el 40% de las variaciones de la presión atmosférica en el Atlántico Norte durante el invierno. Estas variaciones climáticas y de presión, según algunos estudios, se pueden explicar aún mejor si se tienen en cuenta otros dos patrones de circulación atmosférica que tradicionalmente han recibido menos atención: el patrón del Atlántico Este (EA) y el Escandinavo (SCA). Cuando la NAO, el EA y el SCA interaccionan, el impacto sobre el clima europeo es significativo y tiene consecuencias a nivel ecológico y socioeconómico, por ejemplo en la producción de energía eólica.

El problema es que hasta ahora se disponía solo de los índices mensuales de la EA y la SCA a partir de 1950. Este hecho implicaba limitaciones en el uso de estos índices en la reconstrucción climática del pasado. Un nuevo estudio publicado en la revista Earth System Science Data aporta un nuevo paquete de datos con nuevos índices de carácter mensual de la EA y la SCA desde 1851 hasta la actualidad. El trabajo ha sido elaborado por elaborado por los investigadores Laia Comas-Bru de la Universidad de Reading y Armand Hernández del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Almera del CSIC (ICTJA-CSIC).

Los índices mensuales presentados en el trabajo se obtuvieron a partir de la combinación de los resultados de los análisis de la función empírica ortogonal (EOF) de los datos procedentes de 5 bases de datos de reanálisis. El estudio también proporciona los datos de la presión atmosférica a nivel del mar registrados por las estaciones meteorológicas de Valentia (Irlanda) y Bergen (Noruega). Los investigadores han podido comprobar que la correlación entre las series calculadas con el EOF y los datos procedentes de esas dos estaciones es alta y, por lo tanto, validan los índices mensuales propuestos en el trabajo para el EA y el SCA.

Según Armand Hernández, " el resultado obtenido en esta revisión representa un avance importante para aquellos que se dedican a la paleoclimatología”. Con este nuevo paquete de datos calculados se pueden "calibrar los indicadores climáticos basados en registros naturales 100 años anteriores a los datos de los que disponíamos hasta ahora. Esto permitirá estudiar ciclos climáticos a una escala temporal mucho mayor que podrán ser utilizados para proyecciones futuras", indica el investigador.

El trabajo de Comas-Bru y Hernández ofrece también un análisis de los motivos por los cuales los cálculos de estos índices pueden diferir en función de las bases de datos y metodologías aplicadas analizando las ventajas e inconvenientes.

Además, los autores del estudio avisan que utilizar estos patrones para explicar la variabilidad climática más allá de la temporada invernal puede ser controvertido y, si se hace, se tiene que hacer con precaución ya que el comportamiento de estos modos no es estacionario.

Artículo de referencia

Comas-Bru, L., and A. Hernández (2018), Reconciling North Atlantic climate modes: revised monthly indices for the East Atlantic and the Scandinavian patterns beyond the 20th century, Earth Syst. Sci. Data, 10(4), 2329-2344, doi: 10.5194/essd-10-2329-2018.

We use cookies to improve our website and your experience when using it. Cookies used for the essential operation of this site have already been set. To find out more about the cookies we use and how to delete them, see our privacy policy.

  I accept cookies from this site.
EU Cookie Directive plugin by www.channeldigital.co.uk