• info@ictja.csic.es
  • +34 93 409 54 10

Los investigadores Joan Martí, del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Amera del CSIC (ICTJA-CSIC) y Fernando Molina, del Centro de Recursos Geotérmicos del Instituto Costarricense de Electricidad (ICE), han elaborado un estudio que propone un plan de desarrollo inicial para el campo geotermal de Borinquen. El trabajo define las diferentes soluciones y estrategías que deberían adoptarse para explotar de forma eficiente y sostenible el potencial energético de esta zona geotermal. La investigación, que forma parte de la tesis doctoral de Fernando Molina, ha sido publicada en la revista Renewable Energy.

Para elaborar el plan de desarrollo inicial, Martí y Molina recopilaron todos los datos geológicos y geofísicos disponibles sobre la zona, situada en la Caldera de Cañas Dulces. Con toda esta información crearon un modelo conceptual del reservorio geotérmico en el cual se explica desde su génesis hasta el potencial energético calculado. El modelo obtenido muestra también la localización del reservorio y sus dimensiones, así como sus límites estructurales.

"Nuestro estudio determina con precisión la localización y el potencial energético del reservorio geotérmico, con lo que podemos dar las indicaciones precisas sobre la ubicación más adecuada de los pozos de explotación" explica el investigador del ICTJA-CSIC, Joan Martí. El investigador añade que el estudio permite "rebajar los costes, ser mucho más eficientes en la explotación del campo y garantizarla por un período de 30 años".

El estudio identifica también las áreas idóneas para instalar los diferentes pozos de producción y reinyección. La investigación establece que el campo tenga un total de 7 pozos de producción, de los cuales 5 tendrían que ser perforados y 2 se aprovecharían de los ya existentes en la actualidad. Para seleccionar las zonas más favorables, se han tenido en cuenta cuestiones de carácter topográfico, logístico y medioambiental. Los autores del estudio recomiendan también que el proyecto final disponga de un total de 7 pozos de reinyección de los fluidos y se construyan dos plataformas nuevas de perforación direccional para reducir los costes y el impacto sobre el medio.

Los investigadores localizaron la fuente de entalpía geotérmica mediante un análisis geoespacial integrando todos los datos disponibles en múltiples mapas para identificar las diferentes áreas con mayor potencial geotérmico. Con toda esta información fueron capaces de definir y delimitar una área con una extensión de 7.31 km2 para ser usada como polo central de producción.

Los autores del trabajo han realizado también una estimación de la energía potencial de la reserva geotérmica. Según detalla el estudio en sus conclusiones, el potencial energético de la zona de Borinquen es suficiente para instalar una unidad de producción con una capacidad de 50Mwe durante 30 años.

"Nuestro trabajo aporta una racionalización de la información científica" explica Martí y  "demuestra que es mejor invertir en el conocimiento del objetivo fijado antes de empezar un plan de exploración y explotación a ciegas, basado solamente en unos primeros indicios".

Se prevé que la construcción del Campo Geotérmico de Borinquen se inicie durante el primer semestre del 2018. "Aunque no será uno de los campos geotérmicos más grandes de Costa Rica, será rentable y aportará un suplemento energético importante al país", asegura Martí y recuerda que "aún queda mucho para explotar el total de la energía geotérmica disponible calculada para Costa Rica. De momento, solo el 13% de la energía que se genera en el país es de este origen, aunque se espera que este porcentaje sea del 20% hacia el año 2035”.

Costa Rica tiene en la actualidad dos campos geotérmicos en explotación: el de Miravalles (163.5 MWe) y Pailas (41.6 MWe), lugar en el cual se está construyendo desde el año 2014 una segunda unidad de producción.

Fotos20171215 Borinquen 02 1200x400

El campo geotermal de Borinquen está situado en el sector occidental de la Caldera de Cañas Dulces, ubicada en la sierra de Guanacuaste y que se formóLos investigadores Joan Martí, del Instituto de Ciencias de la Tierra Jaume Amera del CSIC (ICTJA-CSIC) y Fernando Molina, del Centro de Recursos Geotérmicos del Instituto Costarricense de Energía (ICE), han elaborado un estudio que propone un plan de desarrollo inicial para el campo geotermal de Borinquen. El trabajo define las diferentes soluciones y estrategías que deberían adoptarse para explotar de forma eficiente y sostenible el potencial energético de esta zona geotermal. La investigación, que forma parte de la tesis doctoral de Fernando Molina, ha sido publicada en la revista Renewable Energy.

Para elaborar el plan de desarrollo inicial, Martí y Molina recopilaron todos los datos geológicos y geofísicos disponibles sobre la zona, situada en la Caldera de Cañas Dulces. Con toda esta información crearon un modelo conceptual del reservorio geotérmico en el cual se explica desde su génesis hasta el potencial energético calculado. El modelo obtenido muestra también la localización del reservorio y sus dimensiones, así como sus límites estructurales.

"Nuestro estudio determina con precisión la localización y el potencial energético del reservorio geotérmico, con lo que podemos dar las indicaciones precisas sobre la ubicación más adecuada de los pozos de explotación" explica el investigador del ICTJA-CSIC, Joan Martí. El investigador añade que el estudio permite "rebajar los costes, ser mucho más eficientes en la explotación del campo y garantizarla por un período de 30 años".

El estudio identifica también las áreas idóneas para instalar los diferentes pozos de producción y reinyección. La investigación establece que el campo tenga un total de 7 pozos de producción, de los cuales 5 tendrían que ser perforados y 2 se aprovecharían de los ya existentes en la actualidad. Para seleccionar las zonas más favorables, se han tenido en cuenta cuestiones de carácter topográfico, logístico y medioambiental. Los autores del estudio recomiendan también que el proyecto final disponga de un total de 7 pozos de reinyección de los fluidos y se construyan dos plataformas nuevas de perforación direccional para reducir los costes y el impacto sobre el medio.

Los investigadores localizaron la fuente de entalpía geotérmica mediante un análisis geoespacial integrando todos los datos disponibles en múltiples mapas para identificar las diferentes áreas con mayor potencial geotérmico. Con toda esta información fueron capaces de definir y delimitar una área con una extensión de 7.31 km2 para ser usada como polo central de producción.

Fotos20171214 Borinquen 01

Los autores del trabajo han realizado también una estimación de la energía potencial de la reserva geotérmica. Según detalla el estudio en sus conclusiones, el potencial energético de la zona de Borinquen es suficiente para instalar una unidad de producción con una capacidad de 50Mwe durante 30 años.

"Nuestro trabajo aporta una racionalización de la información científica" explica Martí y  "demuestra que es mejor invertir en el conocimiento del objetivo fijado antes de empezar un plan de exploración y explotación a ciegas, basado solamente en unos primeros indicios".

Se prevé que la construcción del Campo Geotérmico de Borinquen se inicie durante el primer semestre del 2018. "Aunque no será uno de los campos geotérmicos más grandes de Costa Rica, será rentable y aportará un suplemento energético importante al país", asegura Martí y recuerda que "aún queda mucho para explotar el total de la energía geotérmica disponible calculada para Costa Rica. De momento, solo el 13% de la energía que se genera en el país es de este origen, aunque se espera que este porcentaje sea del 20% hacia el año 2035”.

Costa Rica tiene en la actualidad dos campos geotérmicos en explotación: el de Miravalles (163.5 MWe) y Pailas (41.6 MWe), lugar en el cual se está construyendo desde el año 2014 una segunda unidad de producción.

El campo geotermal de Borinquen está situado en el sector occidental de la Caldera de Cañas Dulces, ubicada en la sierra de Guanacuaste y que se formó formada hace 1.4 millones de años en el transcurso de una gran erupción. La actividad volcánica en este punto no se detuvo y se generó en el interior de la caldera un nuevo complejo formado por los volcanes del Rincón de la Vieja y Santa María. "Es este complejo activo el que aporta al fuente de calor y la caldera es la gran estructura que actúa como recipiente para que los fluidos hidrotermales queden retenidos en su interior y se forme así el yacimiento geotérmico", explica Joan Martí.

Artículo de referencia

Molina, F., and J. Martí (2017), Proposal for an initial development strategy for the Borinquen geothermal zone (Cañas Dulces, Costa Rica), Renewable Energy, 118 (2018), 409-424. DOI: https://doi.org/10.1016/j.renene.2017.11.034

Información relacionada

Molina, F., and J. Martí (2016), The Borinquen geothermal system (Cañas Dulces caldera, Costa Rica), Geothermics, 64, 410-425, doi: http://dx.doi.org/10.1016/j.geothermics.2016.07.001.